Un parque en Madrid, El Retiro

Publicado el 19 diciembre 2014
Archivado en Josep | Salir del comentario

El Retiro, el parque de Madrid por excelencia. Un lugar donde todo el mundo encuentra su sitio. Es mi parque preferido, donde uno puede cantar y jugar o llorar bajo un árbol. Para los que viven en Madrid, este lugar es especial, aquí se viene lo mismo cuando se es un niño que cuando se es un abuelo. El Retiro es un buen sitio para estar. El parque tiene varias puertas pero quizás la que da la calle Alcalá es la mas recomendable para hacer la primera entrada en él.


Traspasar su gran verja de hierro es trasladarse a otro mundo y dejar atrás el ajetreo de la ciudad. Caminar por el paseo que lleva hasta la fuente de los Galápagos es el comienzo de una “aventura”, donde cualquier cosa te puede pasar. Lo primero que puedes hacer es navegar por su estanque. Todo madrileño que se precie, alguna vez ha navegado sobre este estanque en alguna de sus barcas de alquiler. Lo mismo familias, que enamorados, o grupos de jóvenes salpicando, disfrutan de un divertido y refrescante rato. Después en el mismo paseo, junto al lago, podemos disfrutar de alguna de las representaciones que artistas callejeros ofrecen a los paseantes, de funciones de guiñol para los mas pequeños, de adivinos con sus cartas o de malabaristas. En domingos de primavera se complica caminar por el Paseo del Estanque, pero es una experiencia que nadie se debe perder. Si el calor aprieta o necesitamos un descanso, nos podemos sentar en alguna de las terrazas que lo rodean y disfrutar un rato del espectáculo de la vida. Una vez hayamos conocido el Estanque y su entorno, la siguiente parada debe ser el Palacio de Cristal. A él se llega rodeando el Estanque y poniendo rumbo al sur.

El Palacio de Cristal y su lago es el lugar preferido de los niños, allí pueden dar de comer a los patos y correr tras ellos. El Palacio suele albergar exposiciones y su visita puede resultar curiosa cuando uno deja volar la imaginación y piensa en aquellas situaciones que allí se han dado. El Palacio de Cristal del Retiro es uno de los lugares más románticos de todo Madrid. En invierno, cuando los árboles quedan desnudos y los cisnes surcan el lago, se producen escenas de lo más poéticas.

A un lado del lago hay una pequeña cueva que se puede cruzar y que en su parte superior tiene un pequeño mirador. Sentarse allí y contemplar la escena nos trasmite la tranquilidad necesaria para encontrarse con uno mismo. Podríamos seguir todo el día, buscando rincones para conocer el Retiro, hay cientos. Conocer el Retiro es conocerse a uno mismo. Es un lugar para disfrutar vengamos de donde vengamos y vayamos a donde vayamos. El Retiro es el parque de la vida.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas