Gallinas para aprovechar lo que desperdiciamos

Publicado el 8 febrero 2015
Archivado en General | Salir del comentario

Esta entrada no es para todo el mundo, ya que aquellos que vivan en la ciudad no van a poder tener unas gallinas. Los que viven en los pueblos sí que tienen esta oportunidad, pero parece que poco a poco se ha perdido la costumbre de tenerlas.

gallinas en casa

En los pueblos desde siempre se han tenido gallinas. Además de porque ponen huevos, siempre se han tenido porque las gallinas se han ido manteniendo con los “desperdicios de la casa”.

Antes no se tiraba todo a la basura, y la fruta que se ponía mala, si es que se ponía alguna, no se tiraba, sino que iba a parar a las gallinas. Lo mismo pasaba con las mondaduras de las frutas, pan que estaba demasiado duro para comerse, las hojas externas de las lechugas, etc.

Como las gallinas estaban en un régimen de semilibertad, con lo que sobraba de casa y lo que iban picoteando ellas se iban manteniendo, sin necesidad de que la familia gastase apenas nada en darles de comer, de forma que eran unos animales muy rentables.

Ahora no se pueden tener sueltas, pero si tienes un terreno pequeño en un pueblo, tener algunas gallinas es una buena idea. Te van a permitir reciclar una buena parte de la basura orgánica, y con un pequeño aporte de pienso o grano por tu parte, vas a poder comer unos huevos que poco tienen que ver con los del supermercado.

Nada más abrir un huevo de una gallina que no es de granja lo notamos, pues enseguida vemos que la yema tiene un color distinto, que depende del maíz que haya comido la gallina.

Este huevo no tiene nada que ver, y aunque es posible que el cambio no se note mucho en el sabor, sí lo hará en nuestra salud, pues sabemos lo que comen y lo que no comen nuestras gallinas.

 

Share

Comentarios

No hay mas respuestas